LA CALLE MADRID, TRADICIONALMENTE LAS MÁS COMERCIAL, SE MUERE

DSCF6920MAS DE TRECE LOCALES COMERCIALES CERRADOS

SON NECESARIAS POLITICAS DE  REACTIVACIÓN COMERCIAL POR PARTE DE LOS POLITICOS QUE NOS GOBIERNAN

Ciudad Rodrigo, sigue inmerso en esa profunda crisis que desde hace años viene azotando a toda España, pero lo más grave de toda esta situación,  es que mientras en otras ciudades se han realizado politicas intensas para tratar de frenar este “cáncer” nuestra ciudad parece resignada a un desenlace inevitable.

Hace unos años podiamos ver como proliferaban las empresas  en las zonas tradicionalmente comerciales de la ciudad, como era la conocida Calle Madrid.  Se veía movimiento de personal y los comercios funcionaban.

Hoy el aspecto que presenta la Calle Madrid, es desolador. Más de trece locales comerciales están cerrados, algunos como el popular cine Madrid o la droguería de Camisón, Librería La Fama, cerraron hace varias decadas, pero todos los demás han ido echando el cierre de manera prograsiva  e imparable.

Hoy no se puede hablar ya de una calle comercial, sino del escenario de una clara decadencia de algo que durante una época el centro de la actividad empresarial más importante de Miróbriga.

Hay otras zonas del recinto amurallado que se han mantenido e incluso han experimentado un ligero auge y son las que se encuentran en la ruta de los grandes monumentos como son la Plaza Mayor, la Catedral y Cerralbo. El turismo ha experimentado en los últimos años un crecimiento importante y esto ha tenido su repercusión en este área comercial de la ciudad.

Pero aún así, el sector del comercio de Ciudad Rodrigo, está en decadencia, por una parte por la crisis y por otra porla falta de apoyo por parte de quienes no gobiernan no han impulsado politicas de empleo en la ciudad.

La principal industria de la zona, Enusa, cerró sus explotaciones mineras y con ello las ilusiones de mucha gente que veían en esta industria el único futuro que existía. El gobierno y nuestros politicos, ni se inmutaron ante la situación que seplanteaba con el cierre de las minas de uranio, no se plantearon politicas de empleo para paliar los efectos de semejante medida. En otras partes, cuando se cierra la única fuente de empleo de la zona, se promueven industrias alternativas que eviten las consecuencias graves de esa falta de ingresos económicos cuya repercusión, lamentablemente afecta a todas las industrias de la ciudad.

Mientras los politicos a los que nos les importó las consecuencias de esa perdida de empleo y de actividad económica, siguen acaparando cargos y sueldos, sin preocuparles tampoco el panorama que presenta el comercio en Miróbriga.

Es urgente que esa casta de politicos se marche a casa y deje paso a quienes de verdad les preocupa lo que sucece en su tierra.