ATENTADO A LA MONUMENTALIDAD DE LA CIUDAD

kiosco2SE CONSTRUYE UN KIOSCO A TAN SOLO UNOS METROS DE LOS GLACIS DE LOS FOSOS Y MURALLAS

Cuando se construyó el edificio conocido como Centro Comercial Yurramendi, junto al Mercado de Abastos, surgió un estallido de criticas y denuncias contra lo que consideraban un claro atentado  a la monumentalidad de la ciudad. La mayoría opinaba que no era lógico, ni se ajustaba a la normativa de Patrimonio, levantar a tan solo unos metros de los glacis de los fosos y murallas semejante mamotreto, donde la mayoría de los locales consiguieron a duras penas los permisos de apertura y otros ni siquiera lo lograron.

Pero dejando a un lado lo que sucedió entonces con ese edificio, lo que hoy nos preocupa, es que se haya concedido licencia para construir un kiosco en una zona que en teoría debería estar protegida de todo tipo de construcción, grande o pequeña. De hecho tengo mis dudas que Patrimonio haya autorizado, dentro de los trámites normales, que se levante otro mamotreto, bueno “nanomamotreto”, justamente en una zona de aparcamiento y donde más perjudica las visibilidades de la ciudad y concretamente de las murallas y Catedral, declaradas monumentos histórico-artísticos.

Pero está visto que hoy todo vale, para algunos, claro. Porque hay que ver los problemas que pone nuestro ayuntamiento a los constructores cuando se trata de edificar en zonas afectadas por monumentos o cercanas al recinto amurallado y si está dentro de murallas las dificultades aumentan. Pero solo para algunos, porque todos hemos podido ver como en el edificio histórico conocido como Cuartel de Artillería, antigua ubicación del IES Fray Diego Tadeo, se ha hecho de todo, se han abierto ventanas de ha modificado la puerta principal y no ha pasado nada.kiosco3

Ahora de construye un  kiosco en la confluencia de la Avenida Yurramendi con Sefarad, que podía haberse construido de madera, similar al Centro de Información de Turistas y evitar, en cierto modo, un mayor impacto, pero da igual, a nadie le importa lo que pueda, o no, perjudicar a la monumentalidad de ciudad.

Los políticos  pasan de todo, solo les importa y les preocupa, conseguir votos para colocarse en el Ayuntamiento y si se tercia aprovechar lo que venga.

Ya está bien de tanto inútil y figurón. Necesitamos a gente comprometida y decidida a hacer cumplir las normas y trabajar por una ciudad que cada vez se está desmoronando en todas partes. Que NO nos cuenten milongas.