DOMINGO BENITO TRATÓ DE ECLIPSAR EL DISCURSO DE INVESTIDURA DEL NUEVO ALCALDE

DSCF8725POR : Ángel S. Peinado

El acto de elección y proclamación del nuevo alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomas Muñoz, fue un tanto diferente a las sesiones de investidura a las que estábamos acostumbrados en anteriores comicios municipales. Era la primera vez que una formación política con el peor resultado electoral de la historia, conseguía la alcaldía y el partido con mayor número de votos pasaba a la oposición.

Izquierda Unida y Ciudadanos, un partido que irrumpía por primera vez  en el panorama político nacional, apoyaron con sus tres concejales cada uno, la investidura de Juan Tomas Muñoz, del PSOE, que solamente obtuvo cuatro actas de edil. Este pacto tripartito obligó al PP con sus siete concejales a los escaños de la Oposición.  Pero las reglas democráticas de nuestro país, así lo permiten y estaban en su derecho de aplicarlas.

Sin embargo, pudimos comprobar en los gestos y en el contenido de los discursos la arrogancia y vehemencia con que algunos los pronunciaron.

El representante de IU, Domingo Benito,  no anduvo con chiquitas y crecido en su alocución, pretendió, sin conseguirlo, eclipsar al recién nombrado alcalde.

Repitió, por si alguno no se había enterado, que hacía cuatro años que había tomado posesión de su cargo como concejal, pero que ahora era diferente, porque comenzaba un tiempo nuevo para Ciudad Rodrigo.

También se autoproclamó poco menos como el más demócrata de todos, aunque matizó que tampoco pretendía dar clases de democracia a nadie, pero sí para permitir que el pueblo participe del ejercicio del poder. Pero no precisó como va desarrollar esta afirmación, aunque dicha así queda bien.

No comprendí porque pidió a la oposición  que asumiera la legalidad del gobierno que acababa de conformarse y mucho menos  que asumiera su legitimidad.

Me pregunto, sin encontrar una respuesta lógica, a que vinieron semejantes manifestaciones,  pero si el grupo al que las circunstancias enviaron a la oposición, se limitó a expresar, una vez más, el resultado de las urnas, que no había sido otro, que los ciudadanos le habían dado el mayor número de votos que al resto de las formaciones.

Pero asumieron democráticamente lo que se decidió en el salón de plenos, asegurando que iban a ejercer una oposición  “sensata, digna, responsable y constructiva”.

Domingo Benito,  no olvido los versos para comenzar la legislatura y atraer la atención del público, pero la poesía es preciosa para escucharla y la política hay que ejercerla y es lo que toca.

También creo que quiso llamar la atención del personal cuando dijo que su intención al terminar la legislatura es que   “ningún buitre tenga que esconderse ni volar y que podamos seguir caminando con la cabeza bien alta, sabiendo que no lo hicimos todo, pero sabiendo, que hicimos lo que debíamos”, pienso que esto estaba de fuera de lugar y de esta forma que cada uno entendiera lo que quisiera.

Un discurso propio de un regidor más que del segundo de a bordo.  Lo único que dio a entender es que las decisiones en el nuevo Ayuntamiento no las tomará solamente el alcalde.

Aunque parecía olvidarse de que hay un tercero que también quiere cortar el ´bacalo` y es aquí donde comienza a cerrarse el circulo.

Chicho Pellicer, también lo dijo bien claro, harán una labor de control para vigilar el cumplimiento del programa de gobierno, añadiendo que garantizarán la estabilidad, siempre y cuando  ese programa se lleve a efecto. Estuvo muy correcto y en su sitio.

El nuevo alcalde, Juan Tomas Muñoz, con un discurso medido y sin compromisos definidos y detallados, aseguró que había otra forma de gobernar el Ayuntamiento, pero tampoco es que definiera como iba a ser esa forma.

Compromisos para relanzar el turismo, asegurando que Ciudad Rodrigo sigue siendo un gran desconocido, potenciar la cultura y en cuanto a la problemática de la despoblación, desempleo, diáspora juvenil que nos envejece,  dijo, porque era lo que había que decir, que tenía la obligación de que esas apreciaciones pasaran página.

En fin, un discurso cargado de demagogia, donde faltó, entre otras cosas,  lo que algunas formaciones que no consiguieron representación habían exigido, es decir, cual será el sueldo del alcalde, de los concejales, cuantas dedicaciones exclusivas se van a asignar. La transparencia debe plasmarse desde el primer día. Los ciudadanos quieren saber también eso.

Pero el alcalde debe explicar ya, cual es esa  forma nueva de gobernar que nos va traer bienestar y prosperidad a la ciudad.

Por otro lado, quiero dejar muy claro en todo este tema, para quienes estén pensando que el hecho de defender la lista más votada es porque era del PP, que están muy equivocados.

He defendido la lista más votada, porque entiendo que independientemente del partido que sea, la decisión de los ciudadanos debe prevalecer sobre todo. En Ciudad Rodrigo, se inclinaron por la candidatura del PP, pero si lo hubieran hecho por Ciudadanos o por el PSOE o IU, hubiera hecho lo mismo. Es una forma de entender el proceso electoral y yo lo entiendo así.

Para mí es más justo,  aunque igual de democrático, que gobierne aquella formación que obtenga mayor apoyo ciudadano, que entrar en pactos entre diferentes partidos. Es lógico que quién votó a Ciudadanos, no esté de acuerdo  que gobierne el PSOE y lo mismo pasaría si fuera de otro partido. Así lo enciendo yo.

A veces expresar libremente lo que entiendes más justo y razonable, genera entre los que se definen más demócratas que nadie, caras largas y miradas de desprecio, por no decir otra cosa, lo pude comprobar la mañana de la investidura del nuevo alcalde, pero no me importa, porque seguiré siendo como soy y diciendo las cosas como entiendo que tienen que ser.