Denuncia de Podemos Ciudad Rodrigo sobre las Edificaciones ruinosas en el Barrio del Puente.

barriosPodemos Ciudad Rodrigo, desea exponer su desacuerdo con el tratamiento que el Ayuntamiento está haciendo de las necesidades de cohabitación y mantenimiento de las infraestructuras, de algunos barrios, centrándose esta queja, prioritariamente, en los barrios de El Puente y el Barrio Nuevo.

Si bien estos se tratan de espacios periféricos de nuestra ciudad, no por ello, debe entenderse que son menos merecedores del esfuerzo del Consistorio en mantener el estado de sus vías de tránsito, parques y zonas públicas, en perfectas condiciones. Al contrario, ya que disponen de extensas zonas verdes regadas por regatos o el propio río Águeda, circunstancialmente, que exigen, si cabe, una mayor dedicación. Además, recientemente, ha habido problemáticas sociales meritorias de resolución.

En lo físico, tal como puede apreciarse en el dosier fotográfico adjunto, se aprecian multitud de desperfectos en esta zona, que enumeramos a continuación.

En los parques y jardines públicos, se observa que prevalecen malas hierbas cuyo crecimiento no está convenientemente controlado. Toda zona verde del municipio, necesita unos trabajos de mantenimiento frecuentes, que, además de proporcionar bienestar a los vecinos, eviten el deterioro de aceras, vías de circulación y zonas cementadas u hormigonadas, por las que pueden proliferar vegetación descontrolada. Cuanto antes se traten estos problemas, más económico resultará para el municipio su gestión, por ello, queremos reclamar un Plan de gestión de zonas verdes y vías públicas que resuelva de forma eficiente las necesidades detectadas.

Por otro lado, el perfecto cuidado de las instalaciones destinadas a juegos infantiles, son de gran importancia, ya que nuestros pequeños no tienen criterio aún, como para percibir los peligros antes de que se hayan producido. Por este motivo, es necesario que columpios, toboganes u otro tipo de mobiliario destinado a tal fin, se encuentre siempre en las mejores condiciones, y estén construidos con materiales que no sufran oxidación, por los importantes problemas de salud que podría producir en los niños que los utilicen. Reclamamos que este tipo de mobiliario cuente con revisiones periódicas frecuentes que resuelvan las incidencias en un muy corto plazo de tiempo y que se retiren aquellos equipos de juego infantil que no proporcione la seguridad necesaria para la salud de los niños.

De forma semejante, el mobiliario anexo en el que los ciudadanos pueden pasar ratos, o nuestros mayores descansar porque su fortaleza ya se haya visto mermada, no pueden permanecer deteriorados. Objetivamente, las papeleras deben estar bien para poder se utilizadas, y las maderas de algunos bancos, no tratados previamente de forma suficiente, con productos que eviten su deterioro, hacen que se encuentren en un estado lamentable, y por ello, quizás los ciudadanos han optado por destruirlos de forma aún más notable, para alarmar sobre su estado y reclamar su pronta sustitución. Solicitamos al Ayuntamiento, la dotación de mobiliario urbano de calidad en nuestros parques, con el fin de evitar su pronto deterioro y campañas de sensibilización para fomentar su uso adecuado.

Por otro lado, resulta alarmante también la dejadez en la que se encuentran algunos inmuebles particulares, que claramente, constituyen un foco de riesgo para la seguridad y salud de los vecinos, como sucede, por ejemplo, con el caso del antiguo bar de “El Portalillo”. Debería ser de máxima prioridad para el Ayuntamiento la resolución de esta situación, en un breve periodo de tiempo, buscando con el propietario alternativas que resuelvan el problema y no dar lugar a que haya consecuencias indeseables para la población.

En cuanto a las diferencias interculturales de los habitantes de esta zona, puede no ser la mejor opción, acudir a las autoridades con las quejas de una de las partes, sin mediar antes entre las que allí cohabitan. El hecho de compartir un espacio entre comunidades que difieran en sus costumbres, merece un esfuerzo entre ambas de respeto mutuo, pero nunca facilita la resolución de un conflicto, el tomar parte por una de ellas, y reclamar a autoridades superiores que traten de resolverlo a la fuerza, al contrario, es probable que este resulte perpetuado. De hecho, con todo ello, el Ayuntamiento actual, sólo está demostrando su incapacidad de gestión y resolución, ante simples dificultades de convivencia común.

Si existe tráfico de sustancias ilegales, deberá ser denunciado el hecho, por quien lo conoce, a las autoridades competentes, para procurar la resolución de ese problema puntual, pero no entrar a un conflicto de intolerancia cultural que puede subyacer realmen
Y si esta zona, o cualquier otra, es objeto de actuaciones vandálicas, conflictivas o incívicas, ejecutadas por algunos ciudadanos aislados, deberá entenderse como un problema social, y preocuparse de los motivos de rabia, indefensión o incluso odio que pueden estar sintiendo y que exteriorizan dañando lo público, ofreciendo soluciones sociales que reconduzcan la situación.

En consecuencia, reclamamos al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, que:

‐ Reconsideren su actitud con respecto a la gestión de posibles diferencias culturales o de intereses, propios de la simple convivencia, no tomando parte por alguno de los bandos, sino mediando, ya que, de lo contrario, sólo conseguiría que las diferencias y los problemas se agraven.

‐ Que se procure a todas las zonas que constituyen nuestra población de igual forma, no discriminando las limítrofes, llevándolas a un notable estado de dejadez, ya que, aparte de que sus vecinos lo merecen tanto como el resto, también ellas son observadas desde las murallas por nuestros visitantes (La Batería, por ejemplo), dando una imagen nefasta de nuestra localidad.

Si en algo, el Círculo Podemos de Ciudad Rodrigo, puede colaborar con estos propósitos, rogamos nos hagan partícipes de la problemática, a la que trataremos de encontrar la mejor solución para todos.

 Ivo Vervoort