EL PP DENUNCIA QUE LA MODIFICACIÓN DEL IBI SE PRODUCE PORQUE AL TRIPARTITO SE LE HA IDO DE LAS MANOS SU ÁNIMO RECAUDADOR

DSCF9831DIFERENTE A LO QUE SE QUIERE TRASLADAR EL TRIPARTITO, ÉSTE SOLICITÓ VOLUNTARIAMENTE LA ACTUALIZACIÓN DE LOS VALORES CATASTRALES, Y NO ES IMPOSICIÓN DEL GOBIERNO

LOS IMPUESTOS LOCALES SUBIRÁN COMO CONSECUENCIA DE LA REVISIÓN CATASTRAL PUESTA EN MARCHA

 

El Partido Popular señala que el tripartito lleva un año y medio gobernando y la mentira es su bandera, especialmente en materia impositiva. Han aprendido demasiado pronto los vicios de la peor política, la que intenta engañar a la gente. La que intenta confundir, echar las culpas al otro ejercitan ya sin ningún pudor la engañifa.

Leyendo las declaraciones del Sr. Delegado, Sr. Choya en prensa, su intervención en la Comisión de Hacienda y escuchando la intervención del mismo en el Pleno de 22 de diciembre, se observa cómo este ha querido trasladar una visión equivocada sobre la modificación del IBI.

Todo esto parte de una actualización de los valores catastrales, que para el caso de Ciudad Rodrigo implica un aumento del 5%.  Pero la subida, aunque la lleva a cabo el Gobierno, o mejor dicho la materialice, sólo es obligatoria para los municipios que están sujetos al plan de pago de proveedores. No es el caso de Ciudad Rodrigo, con lo cual esta subida de los valores catastrales no es obligatoria para nuestra ciudad.

No estamos ante el “catastrazo” de Montoro, por mucho que el tripartito así lo haya señalado. El catastrazo lo es porque así lo ha pedido el tripartito. La actualización de los valores catastrales, para que se aplicara el 1,05 de coeficiente, y por tanto subieran el 5 % ha sido petición del triparto. Petición elevada en Junta de Gobierno Local de 24 de julio de 2015, para los años 2016 y siguientes.

Lea aplicación de este coeficiente catastral, previsto en el art. 32.2 de la Ley del Catastro Inmobiliario, es diferente con la revisión catastral, que entrará en vigor en 2018. Son cosas diferentes y el tripartito ha pedido ambas. Los mirobrigenses lo acabarán sufriendo, sus bolsillos al menos.

La solicitud de la aplicación del coeficiente de actualización de los valores catastrales es potestativa. El tripartito podría no haberlo pedido. Así se deduce de la lectura del art. 32.2 de la Ley del Catastro cuando dicen “los Ayuntamientos podrán solicitar”. Hasta donde llegamos el verbo poder implica potestad y capacidad de decisión. No se emplea el verbo deber. No se dice “los ayuntamientos deberán solicitar”. El Ministro Montoro no les ha obligado a subir un 5%. Lo ha solicitado el tripartito voluntariamente en Junta de Gobierno Local.

¿Qué es lo que pasa con el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social? Pues que ante la imposibilidad de aprobar los coeficientes por el mecanismo normal de la Ley de Presupuestos Generales del Estado, pues hemos tenido gobierno tarde, y no se han podido aprobar los coeficiente de actualización pedidos voluntariamente por los ayuntamientos, y entrar en funcionamiento el mecanismo constitucional de la prórroga de las cuentas del año 2016 para el año 2017, se ha decidido suplir la falta de LPGE para este tema por un Real Decreto Ley, previsto para situaciones de urgente necesidad. Se trata sólo de una diferente norma, pero ambas con rango de Ley.

La solicitud de aplicación de coeficientes de actualización catastrales es una medida voluntaria. El tripartito, después de acogerse a ella en Junta de Gobierno Local de 24 de julio de 2015 para los años 2016 y siguientes ha visto que se les podía ir de las manos.

Dice el Real Decreto Ley en su apartado II in fine: “Este real decreto-ley también incluye la aprobación de los coeficientes de actualización de los valores catastrales para 2017 (…) la medida resulta necesaria dado que contribuye a reforzar la financiación municipal, la consolidación fiscal y la estabilidad presupuestaria de las entidades locales, y a tal efecto ha sido solicitada por 2.452 municipios…”. “Y a tal efecto ha sido solicitada”. El “catastrazo” es del tripartito.

No quedará aquí la cosa pues el tripartito ha solicitado una revisión de los valores catastrales que entrará en vigor en 2018, que es diferente a la actualización de valores, aunque puede tener (lo tendrá) el mismo efecto: la subida del IBI para los mirobrigenses. Subirá el IBI, la tasa por el acceso por aceras que depende del IBI (ilegal como dijimos en el Pleno que la tratamos), las plusvalías municipales (que dependen del valor catastral)

Sobre la revisión catastral. Se acusa al Partido Popular de no haber pedido la revisión catastral en el año 2006. En el año 2006 la vivienda estaba en su apogeo de precios. En el año 2006 la burbuja inmobiliaria estaba hinchadísima. Si hoy nos rigiéramos por una ponencia de valores del año 2006 el IBI en nuestra ciudad sería considerablemente mayor. Muchísimo mayor. Con la advertencia de que la crisis comienza a finales de 2007.

El tripartito hubiera querido que los mirobrigenses, que entraron en crisis en el año 2007, hubieran pagado por valores catastrales de plena bonanza económica, desde 2007 hasta hoy. No fue irresponsabilidad del PP no solicitar la revisión de los valores catastrales. Fue un ejercicio de la máxima responsabilidad el no pedir la revisión catastral. Lo que sucede es que los partidos de la ideología afín al tripartito estuvieron años negando la crisis económica, y por lo que se ve siguen en los mundos de no saber ni donde hemos estado ni donde vamos a estar. La revisión catastral solicitada supondrá un aumento de los valores catastrales, y por ello de los impuestos, porque la vivienda está por encima de su precio en 1996, y su precio hoy, ya está, otra vez creciendo.

El Ayuntamiento ha aprobado disminuir el tipo impositivo para que los recibos de los contribuyentes mirobrigenses queden igual que el 2016; igual que el año 2016 que subieron el IBI. Pero lo hacen para “mitigar” la subida que ellos han solicitado. Mitigan su error, su falta de previsión. Nada más. Sólo eso. Al contribuyente no le va a ver mermado su recibo. Como dice el humorista José Mota, se trata de las “gallinas que entran por las que salen”. Primero, piden que los valores catastrales se eleven, y cuando se elevan, intentan paliar la subida al ver que se les fue de las manos. Pero en 2016 subieron los impuestos, el IBI, el IVTM, y esa es la verdad, el afán recaudador del tripartito.