CIUDAD RODRIGO, MÁS CERCA DE UNA CIUDAD FANTASMA, QUE DE UNA CIUDAD ABIERTA AL FUTURO

comercios cerrados (13) comercios cerrados (10)

 

Ángel S. Peinado

 

Es cada vez más triste comprobar como Ciudad Rodrigo, sigue perdiendo actividad comercial. Algunos de los establecimientos del recinto histórico que habían anunciado el cierre, ya lo han hecho y lamentablemente no serán los últimos.

Pero a quienes debería preocuparles esta situación,  que es a nuestros gobernantes, está claro que pasan de todo, menos de cobrar sus correspondientes sueldos con dinero de todos. Dinero que está costando mucho sacrificio a los contribuyentes, quienes cada día, tienen que hacer un sobreesfuerzo, para que sus negocios puedan seguir abiertos.

Llevamos denunciando durante mucho tiempo la grave situación que atraviesa el comercio y los empresarios de Ciudad Rodrigo, algo que seguiremos recordando una y otra vez, para vergüenza de quienes teniendo la responsabilidad de trabajar por nuestra ciudad, se entretienen en actuaciones someras y vacías que solamente satisfacen su ego personal.

Comprometerse con la realidad de la ciudad, es la verdadera obligación que nuestros gobernantes adquirieron cuando la ciudadanía les dió su voto, o eso es lo que muchos entendemos,  que debería ser.

Lamentablemente estamos comprobando que les importa muy poco o nada, que el comercio esté pasando apuros, ellos a lo suyo. Preocupadísimos por todo lo que sean ferias y festejos, eso puede que les quite el sueño, pero desvelarse por cuestiones que afectan de verdad al bienestar de la ciudadanía, buscando formulas para potenciar el comercio, fomentar la creación de empresas, evitando que nuestros jóvenes tengan que marcharse a buscar trabajo lejos de su pueblo, eso para nuestros políticos,  está claro, que no es algo preferente.

La ciudadanía tiene que reaccionar de forma  urgente, si quiere que Miróbriga cambien de rumbo, de lo contrario, no tardando mucho, nos quedaremos solamente con las piedras y con una población envejecida, más cerca de una ciudad fantasma,  que de una ciudad viva y abierta la futuro, como paradójicamente  la declaró el rey Juan Carlos I, en una de sus visitas a Ciudad Rodrigo.

Quienes gobiernan nuestro Ayuntamiento empezaron engañando a la gente, sobre todo quienes tuvieron la cara dura de presentarse en la candidatura de Ciudadanos, nos referimos al cabeza de lista, ligado desde siempre al PSOE y a sus dirigentes, hasta que decidieron prescindir de él. Pero sus ansias por estar en el Ayuntamiento y sobre todo en el gobierno municipal, le llevaron a abrazar una opción política en las antípodas de la ideología que siempre había demostrado.

Cuándo alguien llega al estreno de renunciar a sus principios, es capaz de todo y no merece ninguna confianza. Pero también en este caso, tiene su  gran parte de culpa, el partido de Ciudadanos, que sabiendo la procedencia de su cabeza de lista, hizo la vista gorda,  por eso, tuvo que doblegarse a sus condiciones, primero, apoyar la lista del PSOE, a pesar de no ser la lista más votada y después permitirle entrar en el equipo de gobierno, cuando la norma general de Ciudadanos era apoyar la lista más votada y no participar en las tareas de gobierno. Estoy seguro que la ciudadanía se ha dado  cuenta de esta actuación y la tendrá muy en cuenta en las próximas elecciones, evitando nuevos engaños y respondiendo como se merece semejante atropello.

Quienes han puesto de manifiesto que su única aspiración era entrar en el Ayuntamiento al precio que fuera, poco o nada se puede esperar de ellos, porque el  interés  personal está por encima de los intereses de los ciudadanos.

Ciudad Rodrigo, necesita políticos comprometidos, no me cansaré de decirlo, solamente cuando se consiga esto, podemos empezar a pensar en proyectos de progreso para la ciudad. Hay mucho que hacer y no se está haciendo nada.

Es intolerable que los ediles del equipo de gobierno puedan estar tan tranquilos, viendo como un día si  y otro también, se cierra un comercio y no hacer absolutamente nada.  Por favor, márchense a su casa, si no tienen las luces suficientes, para hacer frente a la  crítica situación que está atravesando  la ciudad.

Esperemos que, como no se han marchado, sean las urnas quienes les obliguen a salir de una vez del Ayuntamiento.