CAMPAÑA PARA PARALIZAR EL GASTO INNECESARIO DE LAS OBRAS DEL ANTIGUO CUARTEL DE ARTILLERIA PARA TRANSFORMARLO EN SEDE DE LA DIPUTACIÓN

 

diputacionSe recogen firmas para paralizar las Obras que se reralizan en  el antiguo Cuartel de Artillería para su transformación en sede de la Diputación, al considerarlo una actuación innecesaria y un derroche de dinero público.

Esta petición será entregada a:
Alcalde de Ciudad Rodrigo Javier Iglesias Presidente de la Diputación de Salamanca Javier Iglesias
paralicemos las obras del antiguo Cuartel de Artillería para transformarlo en sede de la Diputación.

Petición creada por
Ivo Vervoort
Ciudad Rodrigo, España

Estimado Sr Alcalde de Ciudad Rodrigo /Presidente de la Diputación de Salamanca,
Hemos tenido conocimiento recientemente de su intención de trasladar la actual sede mirobrigense de la Diputación de Salamanca (que actualmente se encuentra en la Residencia Mixta Provincial) a una nueva ubicación en el centro de Ciudad Rodrigo, en concreto a la Escuela Hogar Los Sitios, antiguo Instituto de Secundaria y anteriormente Cuartel de Artillería, edificio que se encuentra cerrado en la actualidad.

En primer lugar, nos gustaría señalar otra de las particularidades del edificio que tiene intención de destinar a sede de la Diputación, dado que en tiempos no tan remotos este Cuartel de Artillería sirvió a la Falange, a partir del año 1936 y a raíz del levantamiento rebelde contra el gobierno legítimo de la República Española, como centro de detención provisional de republicanos sacados en sus casas por la fuerza y de manera ilegal para ser allí interrogados y posteriormente “puestos en libertad” en muchos casos con destino al matadero.

Llama cuando menos la atención que una persona que ostenta de manera simultánea dos cargos electos, el de alcalde de Ciudad Rodrigo y presidente de la Diputación (habría que analizar hasta que punto es compatible su ejercicio, a juzgar por la práctica habitual de convocar plenos extraordinarios en horarios  anodinos por falta de tiempo) se arrogue el derecho de decidir, como si de cargos vitalicios se tratara, el uso de un edificio público para su beneficio particular atendiendo una necesidad puntual, ya que según expresa literalmente “actualmente carece de un espacio en Miróbriga para mantener reuniones en su calidad de presidente de la Diputación”.

Hemos de recordarle Sr. presidente, que las “reuniones” que se vea obligado a convocar en dicha calidad no debe realizarlas, Sr.alcalde, en su municipio (así como tampoco en Béjar, Peñaranda o Vitigudino, oficinas comarcales que tampoco disponen de un despacho para usted), sino en la sede de la Diputación Provincial en Salamanca, que es el lugar apropiado y habilitado a tal efecto, aunque para ello sea necesario que su chófer le traslade a la capital.

Recordemos que a día de hoy la Diputación de Salamanca tiene su sede mirobrigense en un edificio propio, donde trabajan holgadamente 13 personas y cuyo coste es cero.

La nueva sede tendrá un coste de salida para el bolsillo de los ciudadanos de 188.000 euros, precio que incluye sólo la rehabilitación de una parte del edificio, el cual es propiedad de la Junta de Castilla y León, quien lo “cede” para su uso a la Diputación por un periodo de 20 años. A este precio habrá que sumar, al menos, el coste de modificación del acceso de la entrada principal, que aún no ha sido estimado ni estudiado, ya que se carece de la autorización de Patrimonio para modificar algunos de los elementos, como la escalera de piedra o la puerta de madera.

Es vergonzante que una Diputación, (sin entrar aquí a debatir sobre la más que cuestionable necesidad de su existencia) que debería estar al servicio de los ciudadanos, se permita realizar, en aras de la ostentación y la pomposidad, un gasto semejante de forma totalmente arbitraria e innecesaria ya que existen instalaciones perfectamente habilitadas para que todos los trabajadores de la Diputación puedan desarrollar sus funciones dentro de la normalidad como vienen haciendo hasta ahora, ofreciendo un servicio todo lo bueno que cabría desear en las condiciones actuales de recortes a los más necesitados.

Es por ello que exigimos la inmediata paralización de las obras de la sede de la Diputación hasta que, tras una consulta pública, los ciudadanos pagadores de impuestos se hayan pronunciado sobre su necesidad.